Cargando...
Comunicate: redaccion@yamisiones.com | MSN: redaccion@yamisiones.com
Seguí a Santiago:
Seguí a Jorge:

"La división generó desencanto en el votante de izquierda"

"La división generó desencanto en el votante de izquierda"

El periodista peruano Víctor Liza analizó la renuncia a la bancada del Frente Amplio de diez de los veinte congresistas que tenía la alianza. La fuga que significó que la coalición dejará de ser la segunda mayor fuerza dentro del Poder Legislativo.

La coalición de izquierda peruana Frente Amplio se desmembró está semana cuando diez de los 20 congresistas renunciaron a esa fuerza política y, de esta manera, dejará de ser la segunda mayor bancada dentro del Poder Legislativo.

El anuncio lo hizo la legisladora Marisa Glave, referente de la naciente organización Nuevo Perú, que lidera la ex candidata presidencial por el Frente Amplio, Verónika Mendoza.

El Frente Amplio nació en el 2013, cuando se juntaron una serie de organizaciones para conformar una coalición de izquierda que pudiera tener mayor potencia electoral.

La alianza la conformaban Tierra y Libertad, que tenía inscripción ante el Jurado Nacional de Elecciones, y otros partidos como el Partido Comunista Peruano-Unidad, el Partido Comunista-Patria Roja, Ciudadanos por el Cambio, el Partido Socialista y Fuerza Social.

En cuanto a las posiciones ideológicas, el periodista Víctor Liza -quien escribe en la sección Política del medio electrónico limeño Lamula.pe- señaló que Tierra y Libertad “hace énfasis en el ecologismo y la defensa de la tierra, mientras que los demás tienen coincidencias en su rechazo al modelo económico, pero sólo los dos partidos comunistas pueden definirse como anticapitalistas”.

En concreto, para el también Licenciado en Ciencias de la Comunicación de la Universidad Nacional Federico Villarreal, la división de la coalición de izquierda “genera que el fujimorismo presida dos comisiones más (pasan de 13 a 15 de las 24 existentes), porque los congresistas que se fueron del Frente Amplio no pueden conformar bancada propia”.

“Esto beneficia al fujimorismo porque tendrá más poder del que ya tenía”, estimó el periodista. La bancada de Fuerza Popular, que encabeza Keiko Fujimori, la hija del exPresidente Alberto Fujimori, tiene 73 legisladores, mientras que el partido liberal Peruanos por el Cambio, la organización del actual mandatario Pedro Pablo Kuczynski, tiene 18.

Sobre la división, Liza comentó que “generó desencanto en el votante de la izquierda, que no necesariamente milita en alguno de los partidos que componían la coalición”. Sin embargo, enmarcó el hecho en “la historia de las divisiones que se produjeron en la izquierda en los últimos 50 años, cuando el único partido que existía, el Partido Comunista Peruano-Unidad, comenzó a desmembrarse debido a las tendencias internas que aparecieron”.

El Frente Amplio tuvo disensos y discusiones fuertes y de hecho, durante 2014, en medio de las elecciones regionales, la coalición estuvo a punto de separarse por completo.

Según Liza, resurgió un año después y cuando estaban por convocarse elecciones presidenciales: “A mediados de 2015, el Partido Socialista y otros movimientos acordaron lanzar la candidatura de Verónika Mendoza; y en paralelo, Tierra y Libertad lanza la de Marco Arana. Ambas facciones junto a otras agrupaciones decidieron relanzar el Frente Amplio y realizaron una elección interna donde Mendoza fue elegida como la candidata presidencial para las elecciones de 2016”.

Mendoza realizó una buena elección: quedó en tercer lugar con el 18% de los votos y la coalición obtuvo 20 bancas en el Congreso de 130 que se ponían en juego.

Los problemas reaparecieron pronto en el Frente Amplio. Liza contó que “el sector alineado con Mendoza anunció que recolectará firmas para inscribir su candidatura para el 2021, bajo un nuevo movimiento llamado Nuevo Perú, lo cual no es bien visto por Tierra y Libertad. Este sector, con Arana a la cabeza, tuvo un manejo autoritario de la bancada, y expulsó a un congresista que se abstuvo en una votación que perjudicaba a Arana, esto agudizó las diferencias y terminó con la renuncia de los 10 congresistas”.

El periodista consideró que luego de la división, el sector de Tierra y Libertad queda más favorecido, porque aunque ahora solo maneja dos comisiones, puede combinar cierto poder en el Congreso con su inscripción vigente y generar una maquinaria para ir creciendo con miras a la elección presidencial de 2021, pese a que su discurso 'ecologista' no le ayuda a disputar poder.

Por su parte, al sector de Nuevo Perú “no le va tan bien como esperaba en la recolección de firmas y de no conseguir esto último, tendrá que aliarse con algún movimiento que tenga inscripción”.